*

X

Tu boleto de entrada a este festival en Santiago… ¡es tu propia basura!

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/12/2017

Una ingeniosa forma de hacernos ver que nuestros desechos no son basura si aprendemos a darles otro uso

Todos sabemos que la generación de basura se ha convertido en un problema insoslayable. Por nuestra manera contemporánea de vivir, asociada sobre todo con el consumo desmesurado y la producción de mercancías de uso fugaz, la generación de basura se ha multiplicado hasta niveles que amenazan el equilibrio ecológico del planeta y, en última instancia, nuestra propia sobrevivencia.

Con todo, es posible que buena parte de este “problema” no sería tal si cambiáramos nuestra idea de ciertos conceptos fundamentales: consumo, desecho, vida útil y quizá incluso otros más amplios como creatividad o entorno.

Este fin de semana la capital de Chile, Santiago, albergará un festival que intenta sembrar la transformación de ese modo de vida: Menos es más, el cual se presenta con la divisa de ser “el primer festival financiado gracias a tu basura”.

¿A qué se refiere esto? A un hecho sencillo: para entrar al festival, tu “boleto” es algo de la basura que generas cotidianamente, la cual a su vez se convertirá en el pago para las personas y organizaciones que impartirán las actividades del evento.

Clases de yoga, talleres de huertos, clases de observación de aves y bichos, charlas, música en vivo (hip hop, electrónica, rock experimental) y actividades para niños es algo de lo que Menos es más es ofrece a cambio de tu “basura”. Suena bien, ¿no crees? Y lo mejor de todo es que, sutilmente, aprendemos que la basura no es tal cuando podemos encontrarle un uso.

La cita es este 13 de mayo en Infante 1415, Providencia. Si necesitas más información puedes acudir a las redes sociales del festival:

facebook.com/menosesmasfestival

@menosesmasfestival (en Instagram) 

Horario de verano: economía vs salud y sincronía con los ritmos naturales

Ecosistemas

Por: pijamsurf - 05/12/2017

El cambio de horario es un reflejo más de cómo lo económico reina, muchas veces sin consideración de la salud y la cultura

La sociedad moderna está fundamentada en un único principio: lo económico es lo principal y todo lo demás queda supeditado a esto. Sin duda lo económico no debe confundirse solamente con la ambición del dinero sino que, bien entendido, abarca el bienestar en general, las relaciones con el entorno y demás. Sin embargo, no se hace valer este entendimiento de la economía cuando se basa la existencia meramente en el ahorro de gastos y en la prerrogativa del crecimiento estadístico y se sitúa en un segundo nivel de importancia cosas como la salud, la educación, la cultura y la calidad de vida en sus aspectos menos cuantitativos. Para la sociedad moderna, el tiempo es dinero; este entendimiento contrasta con el entendimiento de otras culturas, en las que el tiempo es ritmo y energía. Asimismo, refleja un desprecio general de las tradiciones y las relaciones fincadas en los patrones de la naturaleza, eligiendo el artificio como orden de existencia. 

Una forma de ver el paradigma de crecimiento infinito de la economía moderna basada en la hiperproductividad y en el hiperconsumo es el cambio de horario en verano que ocurre en gran parte de los países occidentales. Existen cifras de que este cambio de horario genera un ahorro de electricidad, pero esto es mínimo. Por ejemplo, en España, según El País, se ahorra "entre el 0% y el 0.5%" del consumo; o como dicen allá, "Entre la nada y un pellizco". 

Por otro lado, existen claros indicios de que el cambio de horario afecta la salud de las personas. De acuerdo con el Centro de Especialidades Médicas Doctor Rafael Lucio el cambio de horario representa para los individuos un incremento de fatiga, estrés, cansancio, insomnio y aumento de peso. Según una investigación de El País, se ha encontrado que los días posteriores al cambio de horario los accidentes viales aumentan, y en el 2008 se registró un incremento del 5% en los ataques cardíacos. 

El problema principal tiene que ver con el desequilibrio que produce de manera masiva el cambio de horario al desajustar la relación con los ciclos naturales, como es el caso de la producción de melatonina, hormona del sueño que está ligada a la luz del Sol y que juega un papel importante en el metabolismo y la inmunología. Esto se puede comprobar, por ejemplo, en las quejas de campesinos por las perturbaciones que sufre el ganado y por las afectaciones a sus hábitos de trabajar en sincronía con la luz solar. 

Obviamente, es difícil darle a un valor a esto y cotejarlo con los supuestos beneficios; sin embargo, el problema de fondo sobre el cual reflexionamos es la visión generalizada de la economía como el único factor realmente importante a considerar en las políticas de Estado en muchos países de Occidente. Existen honrosas excepciones, como lo ha sido en ocasiones Uruguay, y en Asia tenemos el caso del Bhutan, un país único, en el cual se tiene un ministerio de alta importancia dedicado a la felicidad de los individuos de este reino budista.

 

Más información:

http://elpais.com/elpais/2015/10/22/ciencia/1445514740_027134.html

https://www.sadm.gob.mx/PortalSadm/jsp/prensa.jsp?id=431

http://www.livescience.com/18967-daylight-saving-time-sleep.html

http://ec.europa.eu/transport/facts-fundings/studies/doc/2014-09-19-the-application-of-summertime-in-europe.pdf

http://archivo.eluniversal.com.mx/articulos/69934.html