*

X

Presión para que los partidos políticos otorguen recursos electorales a damnificados por los sismos en México

Política

Por: pijamasurf - 09/22/2017

Existen vías legales para que el dinero que reciben partidos del Estados sea canalizado a ayudar a los damnificados por los sismos y otros desastres naturales, según el consejero presidente del INE

Ante los trágicos acontecimientos producidos por los dos recientes sismos en México, ha empezado a cobrar fuerza una iniciativa ciudadana que exige a los partidos políticos  dirigir recursos electorales en apoyo a los damnificados. El Consejero Presidente del INE Lorenzo Cordova publicó en un video su posicionamiento, señalando que sí existen elementos legales para que los partidos donen (o quizás mejor dicho "devuelvan") los recursos que reciben del estado.

 

Ante esto se han presentado diferentes reacciones, entre ellas Andrés Manuel López Obrador señaló que propondrá dirigir 50% de los recursos electorales a su partido MORENA. López Obrador habla también sobre la creación de un fideicomiso dirigido por personas independientes al gobierno. Aunque bien recibida esta propuesta, algunos usuarios, sin embargo, exigen que sea más del 50%. Otros políticos también han hecho propuestas similares.

En las redes sociales se ha lanzado campañas de activismo como esta de Change.org en la que se reúnen firmas para apoyar esta medida y ejercer presión. El INE reparte para el 2018 4.2 mil millones de pesos para gasto ordinario y 2.1 mil millones para gastos de campaña, el presupuesto más alto de la historia, algo que llama la atención en un país donde hay 60 millones de personas en pobreza extrema. La sociedad civil busca unirse para evitar que los partidos políticos sigan existiendo en una posición de privilegio, alimentándose de estos presupuestos para crear organizaciones parasitarias y ahorrarnos también la abyecta procesión de la publicidad de las campañas. 

Es una buena oportunidad para afectar de alguna manera al sistema de partidos encumbrados en la impunidad y el privilegio -bajo un razonamiento de que si de todas maneras van a hacer uso político de la tragedia, al menos que les cueste. Evitar o al menos mitigar significtaivamente la publicidad electoral que se convierte en un mar de contaminación audiovisual y que alimenta a medios como Televisa y otros que viven en una estrecha relación de complicidad con la clase política -la cual parece tener en cierta forma rehén a una sociedad que ha demostrado mayor vitalidad y capacidad de actuar que éstos. En gran medida este presupuesto es el que mantiene a todas estas mafias políticas y a medios de comunicación que contribuyen a la ignorancia generalizada. Surge entonces la apremiante posibilidad de canalizar esta movilización masiva en un momento tan sensible -que es visto a la vez con temor y oportunidad por los partidos- para negociar y presionar. 

El terremoto de 1985 sirvió en gran medida para impulsar la llamada sociedad civil, demostrando que en muchos casos era más eficiente que el mismo gobierno. Este sismo podría hacer consolidar ese movimiento, pero sólo si se logran resultados tangibles. El ímpetu de ayudar y exigir rendición de cuentas debe de organizarse manera inteligente para que puedan producirse cambios benéficos a mediano y largo plazo y no sólo paliativos para la emergencia.
 

 
 
 

Mario Vargas Llosa y Octavio Paz discuten la 'dictadura perfecta' en un programa de Televisa (VIDEO)

Política

Por: pijamasurf - 09/22/2017

En 1990 Vargas Llosa sentenciaba, memorablemente, al gobierno del PRI como una 'dictadura perfecta' en un programa de Televisa

Era 1990 y el discurso neoliberal que estaba impulsando el poder en México predicaba una nueva apertura. En un programa de Televisa, Mario Vargas Llosa hizo una intervención que pasaría a la historia, por calificar al gobierno del PRI como "una dictadura perfecta". Mientras Vargas Llosa hablaba, Octavio Paz se mostraba compungido, visiblemente perturbado por las palabras del otro, e igualmente Enrique Krauze, quien se convertiría en el intelectual de cabecera de Televisa. Las palabras de Vargas Llosa fueron retomadas por algunos intelectuales de izquierda y medios como Proceso. No hay duda de que en muchos aspectos fueron muy atinadas. Por otro lado, es oportuno mencionar que el mismo Vargas Llosa ha tenido una carrera literaria muy ligada a la política, particularmente al neoliberalismo y se ha ganado muchas críticas, especialmente entre defensores de movimientos sociales de izquierda, y ciertamente no se puede hablar en él de un gran compromiso moral con la igualdad y la justicia, que él mismo denunciaba en México como del todo ausentes. Intelectuales brillantes que, sin embargo, han preferido el cobijo del Estado (ya sea en casa o en el exilio, como es el caso de Vargas Llosa en España) y los beneficios económicos de no ser demasiado incómodos. 

A la aseveración de Vargas Llosa de que México era una dictadura perfecta, Octavio Paz sintió necesario precisar. Lo que había en México era un sistema hegemónico de dominación de un partido, considerando que "no se puede hablar de dictaduras, no es una dictadura militar... Ni una dicta blanda ni una dicta dura", dijo Paz.

Es un diálogo imperdible, verdaderamente histórico. Cualquier parecido con la actualidad es mera coincidencia.

A continuación, una transcripción de lo que dice Vargas Llosa:

Quisiera comentar brevemente la brillante exposición de Octavio El dice que en distinción que yo hice de la transición hacia formas abiertas de sociedad en América Latina, no encontraba el caso de México. Y al describir Octavio el caso de México, en cierta forma me parece que ha exonerado a México de lo que ha sido la tradición dictatorial latinoamericana. Yo no creo que se pueda exonerar a México de esa tradición de dictaduras latinoamericanas. Encaja en esa tradición con un matiz que es más bien el de un agravante: México es una dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo, no es la URSS, no es Fidel Castro, la dictadura perfecta es México. Porque es la dictadura camuflada. De tal modo que puede parecer no ser una dictadura, pero tiene de hecho, si le escarbas, todas las características de la dictadura; la permanencia, no de un hombre, pero sí de un partido inamovible, que concede cierto espacio para la crítica en la medida que esta crítica le sirve, pero que suprime por todos los medios, incluso los peores, aquella crítica que de alguna manera pone en peligro su permanencia. Yo no creo que haya en América Latina ningún caso de sistema de dictadura que haya reclutado tan eficientemente al medio intelectual sobornándolo de una manera muy sutil, a través de trabajos, de nombramientos, de cargos públicos, sin exigirle una adulación sistemática como hacen los dictadores vulgares, pidiéndoles más bien una actitud crítica para garantizar la permanencia de ese partido en el poder. Un partido, de hecho, único. Es una dictadura, puede tener otro nombre, sui géneris, pero tanto es una dictadura que todas las dictaduras latinoamericanas han tratado de crear algo equivalente al PRI en sus propios países. Es una dictadura, no sólo en lo que se refiere a la permanencia del poder, a la falta de una genuina democracia interna sino también en su incapacidad para realizar la justicia social. Creo que es muy importante que también en el caso de México se diga que aquí se vivió y se ha vivido durante décadas, con matices muy particulares el fenómeno de la dictadura latinoamericana. Nosotros, como estoy seguro, lo quieren los demócratas mexicanos, queremos que esta democracia y liberación vaya hasta sus últimas consecuencias.