*

X

La sorprendente nómina literaria de 'Playboy': 15 grandes escritores que publicaron en la revista de Hugh Hefner

Libros

Por: pijamasurf - 10/03/2017

Gabriel García Márquez, Haruki Murakami, Margaret Atwood: algunos autores de la numerosa y notable nómina literaria que ha tenido la revista 'Playboy' en su historia

Al decir Playboy lo más común será pensar en una de las revistas para adultos más emblemáticas de la historia reciente. Por razones culturales pero también, desde cierta perspectiva, por méritos propios, Playboy se convirtió bajo la égida del recientemente fallecido Hugh Hefner en un referente imprescindible de la pornografía soft, las publicaciones de consumo masivo, la comercialización de un proyecto editorial e incluso para la literatura.

Quizá a algunos les pueda parecer sorprendente o desconocido, pero Playboy tiene reservado también un lugar en la historia de las letras y los autores, pues en varios de sus números dio acogida a narraciones que con el tiempo serían reconocidas como fundamentales para distintas literaturas.

A continuación compartimos un recuento breve de dichas piezas y, en su caso, un enlace al texto para poder leerlo en línea.

 

Charles Beaumont, “The Crooked Man”

Un autor más bien desconocido en español, Beaumont destacó en su lengua natal como escritor de ciencia ficción y, notablemente, como guionista de The Twilight Zone (La dimensión desconocida). En la historia de Playboy, Beaumont cuenta con el distintivo de haber sido el primero en publicar una pieza de ficción literaria en las páginas de la revista: “Black Country”. Fue sin embargo con "The Crooked Man” que el escritor ganó mayor relevancia, un cuento cuyo protagonista es un hombre heterosexual perseguido por una sociedad donde la homosexualidad es la norma y donde, por lo mismo, tanto hombres como mujeres heterosexuales viven marginados y escondidos. Ante las muchas cartas que Playboy recibió en queja por esta publicación, Hugh Hefner dijo: “Si está mal perseguir heterosexuales en una sociedad homosexual, entonces lo contrario también”.

Enlace para leer “The Crooked Man” (en inglés)

 

Ray Bradbury, “The First Night of Lent”

Ray Bradbury no es sólo uno de los autores más célebres que Playboy ha publicado, sino además es uno de los autores cuya obra apareció con más frecuencia en las páginas de la revista. Además de fragmentos de Farenheit 451 y algunas entrevistas, Bradbury publicó el cuento “The First Night of Lent”, traducido como “La primera noche de Cuaresma” y que se encuentra también en su libro Remedio para melancólicos.

 

Gabriel García Márquez, “El ahogado más hermoso del mundo”

Antes de convertirse en un escritor reconocido y celebrado, Gabriel García Márquez deambuló por distintas publicaciones periódicas, entre ellas, inesperadamente, Playboy, en donde publicó “El ahogado más hermoso del mundo”, una muestra todavía incipiente del realismo mágico que después consolidaría como su estilo literario personal y el cual fue incluido después en el tomo que lleva por título otra de sus narraciones célebres, La increíble y triste historia de la Cándida Eréndira y de su abuela desalmada (1972).

Enlace para leer “El ahogado más hermoso del mundo”

 

Italo Calvino, “El incendio de la casa abominable”

Otro gran escritor que pasó por las páginas de Playboy fue Italo Calvino, quien figuró con el cuento “El incendio de la casa abominable”.

 

Jorges Luis Borges, “El otro” 

El gran Borges, para sorpresa de muchos, también formó parte de la nómina de Playboy, que en el número de mayo de 1977 publicó su cuento “El otro” traducido por Thomas di Giovanni .

Enlace para leer “El otro”

 

Roald Dahl, “The Visitor”

Conocido sobre todo por sus historias para niños –Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate, etc.– y por las adaptaciones cinematográficas de esas historias, Dahl fue también un autor para el público adulto. A Playboy entregó un cuento, “El visitante”, que combina el erotismo con el misterio y el horror.

 

Haruki Murakami, “El segundo ataque a la panadería”

En los años en que Murakami comenzó a ganar fama entre los lectores de Occidente, publicó en Playboy un cuento que después seria recogido en el tomo El elefante desaparece (traducido y publicado en español por Tusquets). Se trata de “El segundo ataque a la panadería”, cuyos hechos comienzan cuando un hombre confiesa a su esposa que en su juventud asaltó una panadería. En español también ha sido publicado por la editorial Libros del Zorro Rojo en una edición ilustrada.

 

Jack Kerouac, “Before the Road”

On the Road, la novela que dio a Jack Kerouac el pasaporte al canon de la literatura estadounidense, tiene una especie de capítulo previo que el autor dio a Playboy en 1959. En este relato, Dean Moriarty no conoce aún a Kerouac.

 

David Foster Wallace, “Late Night”

Otro autor fundamental de la literatura estadounidense contemporánea, David Foster Wallace, publicó por primera vez en una revista de circulación masiva cuando Playboy aceptó su cuento “My Appearance”, el cual cambió de título a “Late Night” cuando Alice Turner, entonces editora, sugirió esa y otras modificaciones.

Enlace para leer "My Appearance" (en inglés)

 

Ursula K. Le Guin, “Nine Lives”

La ciencia ficción fue durante varios años uno de los géneros preferidos en Playboy. Además de Bradbury y Beaumont, otro gran referente de este tipo de literatura publicó en las páginas de la revista: Ursula K. Le Guin.

Enlace para leer "Nueve vidas" (en español)

 

Kurt Vonnegut, Armageddon in Retrospect 

Uno de los autores literarios más recurrentes de Playboy, Vonnegut contribuyó a la revista con artículos, ensayos y narraciones. Armageddon in Retrospect es el libro póstumo que reúne dichas piezas.

 

Margaret Atwood

Atwood ha ganado cierta relevancia recientemente por el éxito de la serie The Handmaid’s Tale, basada en la novela homónima de la escritora canadiense. Su trayectoria, sin embargo, dista mucho de ser nueva, al igual que su prestigio. Playboy es, curiosamente, una revista donde ha publicado con cierta frecuencia desde 1991, cuando apareció su cuento “The Bog Man” (“El hombre pantano”).

 

Norman Mailer, "Rumble in the Jungle"

Entre los varios artículos e historias que Mailer escribió para Playboy, quizá lo más destacado sea la crónica que realizó de la legendaria pelea entre Muhammad Ali y George Foreman que tuvo lugar en 1974 en Kinshasa, Zaire (en ese entonces, la República Democrática del Congo). Poco después el texto fue publicado como libro con el título de The Fight e, incluso, recientemente la casa Taschen lo retomó añadiéndole las notables fotografías de Neil Leifer.

 

Gore Vidal

Aunque Gore Vidal escribió ficción, en Playboy destacó sobre todo por el ensayo “Sex in Politics” (“El sexo en la política”), publicado en enero de 1979, que probablemente fue para muchos lectores de la revista una de las primeras aproximaciones a los conceptos de heteronormatividad y patriarcado.

 

Hunter S. Thompson, "The Great Shark Hunt”

El creador del periodismo gonzo, celebrado por su crónica del Derby de Kentucky, llegó a publicar también en Playboy, en 1974, una crónica sobre la borrachera de unos pescadores en Cozumel, México. El texto dio título a un tomo póstumo que recoge otros reportajes de Thompson y que en español ha sido traducido y publicado por la editorial Anagrama.

 

¿Qué te parece? ¿Esperabas que Playboy fuera una revista de tan alta calidad literaria? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o en nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: 33 libros contemporáneos, clásicos y extravagantes para leer antes de que cumplas 30 años

El origen “histérico” del psicoanálisis en una novela gráfica (IMÁGENES)

Libros

Por: pijamasurf - 10/03/2017

Sin la histeria, el psicoanálisis nunca hubiera aparecido en la historia de la mente humana

Cuando se mira sin prejuicios, la historia del psicoanálisis es admirable. No ha sido común en el desarrollo del conocimiento humano que una sola persona sea capaz de erigir casi sólo por sí misma toda una disciplina, utilizando poco más que su perspicacia y su inteligencia. Tal fue el caso de Sigmund Freud, quien en cierto momento de su formación intelectual se dio cuenta de la necesidad que había para la psique humana de su época de expresarse de otro modo.

Quizá no muchos sepan que, en sus inicios, Freud entró en relación con los acercamientos clínicos a la mente humana, la psiquiatría, que entonces estaba abocada en tratar los padecimientos mentales como padecimientos fisiológicos y en algunos casos anatómicos, como desviaciones o defectos que podían enmendarse. Así, por ejemplo, la frenología, que a partir de la medición del cráneo aseguraba poder “predecir” el comportamiento de una persona: si alguien era criminal o genio, tonto o inteligente. 

En el caso de Freud, sus trabajos iniciales con la psique ocurrieron al lado de Jean-Martin Charcot, quizá el médico más afamado de su tiempo, él mismo uno de los pioneros de la neurología moderna y que cobró reconocimiento por sus estudios sobre la histeria. En este tiempo, era sobre todo en mujeres en quienes recaía el diagnóstico de histeria, y la “cura” prescrita consistía casi siempre en choques eléctricos, baños de agua e inducción erótica con mecanismos singulares. En todos estos casos, el objetivo primordial era inducir orgasmos en las mujeres, pues vagamente se intuía una relación entre la histeria, los síntomas psicosomáticos (parálisis parciales, pérdida de la voz, etc.) y el ejercicio de la sexualidad.

Durante su tiempo con Charcot, Freud se dio cuenta cabalmente de dicho nexo. La mente, en efecto, es capaz de enfermar al cuerpo, pero casi siempre porque los impulsos de éste resultan reprimidos en algún punto de su desarrollo por las normas culturales que se imponen sobre nuestra psique. Lo cual, por otro lado, no puede ser de otro modo, pues en cierta forma es el precio que pagamos como especie por la civilización.

Ahora esta historia –de histeria– es el tema de una interesante novela gráfica creada por Richard Appignanesi y Oscar Zárate, autor e ilustrador que se dieron a la tarea de contar cuadro a cuadro el surgimiento de una disciplina que si bien ha sido siempre polémica, para muchos ha resultado en tratamiento y cura de las represiones impuestas por la razón.

En Histeria (ecc ediciones), los autores muestran la relación entre Charcot y Freud, las manifestaciones de la histeria en mujeres de finales del siglo XIX y principios del XX, la hipnosis, el mundo de los deseos reprimidos y, sobre todo, la genial intuición de Freud para vislumbrar lo que a la postre serían los pilares de la disciplina que fundó.

 

También en Pijama Surf: ¿Por qué los médicos dejaron de administrar orgasmos a las mujeres histéricas?