*

X

Estas ilustraciones nos invitan a mirar con fantasía las situaciones más cotidianas (IMÁGENES)

Arte

Por: pijamasurf - 10/10/2017

La fantasía enriquece los panoramas a veces estáticos de la realidad

Si algo distingue a la percepción humana es poder añadir a la realidad otros sentidos, otros significados, y crear así una especie de realidad paralela que convive con aquello que vivimos y sentimos.

Un ejemplo notable de esta capacidad se encuentra en las ilustraciones de Cyril Rolando, un artista digital de origen francés, psicólogo de formación, que en su trabajo ha sabido llevar situaciones “normales” o cotidianas a un plano creativo que colinda con los sueños y la fantasía más surreal.

Y más allá de su pericia evidente, el trabajo de este artista también es una invitación a nosotros mismos comenzar a mirar la realidad con otros ojos, a atrevernos a dar rienda suelta a nuestra imaginación, a distraernos mirando las nubes, los árboles, las personas que nos rodean, las cosas que están cambiando a cada instante y, desaforadamente, comenzar a ver todo de otra manera, desde su reverso y su ángulo más imprevisible, de cabeza o con los colores multiplicados, inquieto eso que siempre está fijo y anclado aquello que siempre está en movimiento. Las posibilidades son infinitas…

Puedes encontrar más ilustraciones de Cyril Rolando en su perfil de Instagram, donde se encuentra como @aquasixio.

 

También en Pijama Surf: Donde hay intimidad, hay erotismo: las ilustraciones de esta artista coreana lo demuestran

Las delicadas y oníricas ilustraciones de Jungho Lee (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 10/10/2017

La obra del artista coreano es una exploración surrealista del romanticismo y la fantasía que generan los libros

Jungho Lee es un artista surcoreano que se caracteriza por una visión surrealista sumamente delicada en la que los libros invaden el mundo. Lee ha sido merecedor de un premio en los World Illustration Awards y se ha ganado una hueste de seguidores en línea que ven su obra como una invitación a soñar.

Se trata de un universo fantástico, entre Escher y Borges, donde los libros toman el lugar de objetos o interpenetran el mundo: son montañas, alas de avión, albercas llenas de estrellas y demás. La línea entre la realidad y la imaginación se disuelve y los libros son la bisagra.

Sin duda su obra tiene una hermosa y romántica delicadeza que nos regresa las primeras lecturas, a esos momentos altamente impresionables en los que realmente la tinta en papel nos hacía vivir todo un mundo de experiencias. Un homenaje visual al poder de la palabra y la imaginación.