*

X

Por qué, más que de encontrarte a ti mismo, se trata de abandonar quién crees que eres

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/15/2018

El camino del abandono y el deseapego de toda identidad se opone a la noción de una espiritualidad rebajada de la búsqueda del ser auténtico. Y es que el ser auténtico en cierta forma es el no-ser, la muerte de aquello con lo que nos identificamos

El new age y el marketing tienen en común la idea de que el ser humano debe encontrar su auténtico ser y para ello debe emprender un viaje de autodescubrimiento. Este viaje de autodescubrimiento consta de afirmar la propia individualidad y lograr expresar todo lo que somos, para lo cual se sirve lo mismo de talleres de autosuperación como de experiencias visionarias y de la adquisición de productos que nos permiten expresar quiénes somos. Es, podemos decir, una "espiritualidad" que se da en términos positivos. Una espiritualidad positiva, por cierto, es mejor para el consumo y para el ego. 

Contrario a esto, está la vía negativa o apofática de la espiritualidad, ligada a la religión mística, a caminos que buscan eliminar antes que obtener: caminos en los cuales fundamentalmente se busca eliminar el yo y negar la importancia personal para ponerse en servicio de la divinidad o de aquello que está más allá de los conceptos. En Oriente existen muchas versiones de esta vía negativa, entre ellas algunas versiones del bhakti o camino devocional, el vedanta o aquellas corrientes budistas basadas en la vacuidad (shunyata). Particularmente en el hinduismo -pero también, bajo sus propios términos, en el zen- esto se presenta bajo la noción de neti neti (ni esto ni lo otro), un camino de conocimiento a través de la negación del individuo o la desidentificación con cualquier contenido de la conciencia. En Occidente tenemos algunos ejemplos, aunque son más raros. Quizás el más sobresaliente es el de Meister Eckhart, quien enseñó el desapego como camino fundamental a la divinidad.

En una reciente traducción al inglés de su obra se escribe:

Sobre todo, Eckhart sabía que estamos más vivos en la contradicción central de que nuestra labor no es "encontrarnos a nosotros mismos", como solemos ponerlo en esta época, sino "perdernos" a nosotros mismos, con lo que quiere decir abandonar el yo que creemos que somos y abrirnos a aquello que yace más allá de los confines angostos de nuestro conocimiento. 

"Examínate a ti mismo, y donde sea que te encuentres a ti mismo, abandónate a ti mismo. Esta es la mejor vía de todas", escribió Eckhart. Lo había dicho San Pablo: quien quiere nacer a la vida del espíritu, debe antes morir: lo que debe morir es la idea o el identificamos con la noción de que somos alguien, un cuerpo, que estamos separados. Y también; "Debes saber que no hay nadie en esta vida que se haya dejado tanto a sí mismo que no encontrara que podía dejar ir incluso más". Podemos creer que nos hemos desapegado de nuestras posesiones materiales, e incluso de los vanos sueños ajenos de éxito y demás, pero si sigue existiendo apego a la noción de quiénes somos, seguimos estando lejos de esta nada radiante que es Dios, según Eckhart y según algunos de los filósofos orientales. La más profunda transformación espiritual consiste, más que en agarrarnos de algo, en soltarlo todo. Siempre y cuando nos identifiquemos con algo no podremos ser libres, no podremos ser todo. 

Subastan borradores de la teoría de la felicidad según Albert Einstein

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/15/2018

En las notas se puede leer textualmente: “Una vida tranquila y modesta trae más felicidad que una búsqueda constante de éxito, unida a una agitación constante”. Así como, “Donde hay voluntad, hay un camino”

Se dice que si la nariz de Cleopatra hubiese sido más grande, la historia de la humanidad no sería lo que actualmente es. Esto significa entonces que la sola presencia de un detalle es capaz de alterar el flujo de los eventos, así como su propia interpretación a lo largo de los años. Pero, ¿y si ese pequeño gesto se tratara de unas viejas notas y una receta sobre cómo ser feliz del mismo científico Albert Einstein?

Hace unos meses se descubrieron unas notas que el físico alemán escribió y entregó a un mensajero en Tokio como parte de su propina. De acuerdo con el pariente del fallecido mensajero, en 1922 este último entró al hotel en donde se alojaba Einstein, el Hotel Imperial en Japón, y en vez de recibir una propina monetaria el alemán le escribió ahí mismo dos notas, a mano y en alemán. Actualmente no se sabe si el mensajero, como era la costumbre local, se negó a recibir propina o si el alemán no llevaba dinero suelto encima. Para esas fechas, el físico se encontraba en la mencionada ciudad japonesa para impartir una serie de conferencias después de haber recibido el Premio Nobel. Y fue ahí que le dijo al mensajero: “Quizá, si tienes suerte, estas notas se transformarán en algo mucho más valioso que una propina normal y corriente”.

Actualmente las notas ya se subastaron en la casa Winner, en Jerusalén, junto con una serie de objetos relacionados con el físico alemán.

En las notas se puede leer textualmente: “Una vida tranquila y modesta trae más felicidad que una búsqueda constante de éxito, unida a una agitación constante”. Así como, “Donde hay voluntad, hay un camino”.

Si bien, como dice Toni Grosz, el mayor coleccionista sobre Einstein que existe, no son notas con rigor científico, “arrojan luz sobre la forma de pensar del genial físico, cuyo nombre hoy se asocia directamente a la palabra ‘genio’”. La intención de Grosz, del Hebrew Museum en Jerusalén, es “pintar el retrato de Einstein. Del hombre, del científico, de su influencia en el mundo, a través de sus pensamientos. Estos mensajes son otra pequeña piedra en el mosaico”. Entre estas indagaciones, se ha ido descubriendo que Einstein solía tener una premisa de vida basada en la tranquilidad, la curiosidad y el trabajo arduo. Incluso, en más de una ocasión, sentenció su desapego a “las pasiones mortales”, su mentalidad abierta y pensamientos más íntimos; te compartimos algunos ejemplos de sus frases:

–Si A es el éxito en la vida, entonces A= x+y+z. El trabajo es la x, el juego la y, y z es mantener la boca cerrada. (1929)

–No tengo ningún talento especial. Sólo soy apasionadamente curioso. (1952)

–No te preocupes por las calificaciones. Asegúrate de tener las tareas al día y que no tengas que repetir curso. No es necesario tener buenas calificaciones en todo. (1916)

–Una hora sentado con una chica guapa en un banco del parque pasa como un minuto, pero un minuto sentado sobre una estufa caliente parece una hora.

–No puedo imaginar un Dios que recompense y castigue a los objetos de su creación. Tampoco puedo creer que el individuo sobreviva a la muerte del cuerpo, aunque los espíritus débiles sostienen dicha idea por miedo o por un egoísmo ridículo. Para mí resulta suficiente contemplar el misterio de la vida consciente perpetuándose a lo largo de la eternidad. (1930)

–La raza es un fraude. Todos los pueblos modernos son un conglomerado de tantas mezclas étnicas que no existe ninguna raza pura.

–El hombre que disfruta marchando en fila al ritmo de la música tiene todo mi desprecio. Este heroísmo a la orden, esta violencia sin sentido, este maldito alarde de patriotismo… ¡con qué intensidad los desprecio! La guerra es baja y despreciable, y prefiero que me hagan pedazos a participar en algo así.