*

X

21 citas de Stephen Hawking que muestran su genialidad y su pasión por la vida

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/14/2018

Hawking mostró al mundo la capacidad humana de la resiliencia, de sobrevivir –y más importante, vivir– pese a enfermedades degenerativas, crisis o cambios importantes en la historia

Stephen Hawking, el científico quizá más conocido en todo el mundo, muere a sus 76 años, dejando un legado que cambió incluso la manera de observar la realidad humana. Pues además de demostrar la existencia de los agujeros negros con una atracción gravitatoria conocida como “radiación Hawking”, comprobar que el universo nació con el estallido del Big Bang y publicar Historia del tiempo, El universo en una cáscara de nuez, Brevísima historia del tiempo o La clave secreta del universo, también mostró al planeta entero la capacidad humana de la resiliencia, de sobrevivir –y más importante, vivir– pese a enfermedades degenerativas, crisis o cambios importantes en la historia.

Por ello, como un pequeño homenaje, recorremos un poco su historia para compartir algunas de sus citas más sorprendentes:

– “La inteligencia es la habilidad de adaptarse al cambio”.

– “Las personas nunca tendrán tiempo para ti si siempre estás enfadado o quejándote”.

– “No importa cuán difícil la vida parezca, siempre hay algo que puedes hacer y resultar exitoso”.

– “Creo que la vida alienígena es bastante común en el universo; sin embargo, la vida inteligente es menos común. Algunos dicen que todavía está por aparecer en el planeta Tierra”.

– “La ciencia no es sólo un discípulo de la razón, también es romance y pasión”.

– “Mi consejo para otras personas con discapacidad sería: concéntrate en cosas que tu discapacidad no te impida hacer bien ni te arrepientas de las cosas que interfieren. No te vuelvas un discapacitado en espíritu y en cuerpo”.

– “La vida sería trágica si no fuese divertida”.

– “Nadie hace una investigación en física con la intención de ganar un premio. Es el placer de descubrir algo antes de que alguien lo haya hecho”.

– “El pasado, como el futuro, es indefinido y existe sólo como un espectro de posibilidades”.

– “Nunca fui el mejor de mi clase, pero mis compañeros debieron ver en mí el potencial porque mi apodo era ‘Einstein’”.

– “El trabajo te da un sentido y objetivo y la vida está vacía sin él”.

– “Si escogiera a un superhéroe sería Superman. Él es todo lo que yo no soy”.

– “Si los aliens nos visitaran, sería cuando Colón llegó a América, lo cual no terminó nada bien para los nativos americanos”.

– “El viaje en el tiempo se pensaba que era ciencia ficción, pero la teoría general de la relatividad de Einstein nos dio la posibilidad de pensar que podíamos envolver el tiempo-espacio tanto que tú podías irte en un cohete y regresar antes de haber partido”.

– “Los científicos se han convertido en los que cargan la antorcha del descubrimiento en esta búsqueda del conocimiento”.

– “Dios puede existir, pero la ciencia puede explicar el universo sin la necesidad  de un creador”.

– “Mis expectativas se vieron reducidas a cero cuando tenía 21 años. Todo desde ese entonces ha sido un extra, un bonus”.

– “Cuando las expectativas se reducen a cero, uno aprecia realmente todo lo que tiene”.

– “El peligro del calentamiento global podría volverse autosustentable, si no es que se ha convertido ya. El deshielo del Ártico y Antártico reduce la fracción de la energía solar reflejada hacia el espacio, y eso incrementa más la temperatura. El cambio climático podría matar el Amazonas. El aumento en la temperatura del océano podría disparar una gran cantidad de dióxido de carbono, atrapado en hidruros del piso océanico. Ambos fenómenos incrementarían el efecto invernadero y el cambio climático. Tenemos que revertir urgentemente el cambio climático, si es que todavía es posible”.

– “La ciencia predice que muchas formas diferentes del universo se crearán de la nada espontáneamente. Es sólo una cuestión de suerte que nosotros estemos aquí”.

 

Y sobre todo:

“Recuerda mirar hacia las estrellas y no hacia abajo. Intenta encontrar el sentido de lo que ves y pregúntate qué hace existir al universo. Sé curioso. Y sin importar cuán difícil pueda parecer la vida, siempre hay algo que puedes hacer y en lo que puedes triunfar. Lo que importa es que no te rindas”.

 

También en Pijama Surf: Libros de Stephen Hawking digitalizados en formato PDF (Biblioteca Pijama Surf)

Te podría interesar:

¿Eres lo que alucinas? Neurocientífico afirma que la realidad es una alucinación

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/14/2018

"Si la alucinación es un tipo de percepción descontrolada, entonces la percepción del aquí y el ahora es también una forma de alucinación, pero una alucinación controlada en donde las predicciones cerebrales se rigen por la información sensorial del mundo"

Imagina que eres un cerebro, invita el neurocientífico cognitivo Anil Seth, y que estás encerrado dentro de un cráneo tratando de comprender qué está pasando en el mundo. Sabes que estás en un sitio sin luz ni sonido, y lo único que tienes disponible son cientos y miles de impulsos eléctricos que a su vez se encuentran relacionados con el mundo exterior. Para Seth se trata de una forma de explicar la percepción, un proceso en que el cerebro debe no sólo combinar los signos sensoriales, las expectativas o las creencias de lo que está sucediendo en el medio ambiente, sino también reaccionar en función de ello. En otras palabras, lo que percibimos, según Seth, es la interpretación de nuestro cerebro en relación con el mundo. Sin embargo, ¿en qué momento de este proceso surge la conciencia, aquello que permite comprender que uno es uno y que lo que se percibe –siente y piensa– importa?

En una conferencia de TedTalks, Seth se cuestiona qué es y de dónde surge la conciencia, e incluso llega a sugerir que se trata en el fondo de una alucinación del que resulta uno de los misterios más incógnitos de la ciencia y la filosofía. Pues conciencia no es sinónimo de percepción ni de inteligencia, sino de la experiencia tanto de la alegría como del sufrimiento mientras se combina la actividad de algunos miles de millones de neuronas. En sus palabras:

Actualmente me gustaría pensar en la conciencia de dos maneras. Hay experiencias del mundo que se encuentra a nuestro alrededor, lleno de vistas, sonidos y aromas, es multisensorial, panorámico, 3D, una película completamente inmersiva e interna. Surge entonces el self consciente. La experiencia específica de ser tú o de ser yo. El protagonista de esta película interna, y probablemente el aspecto de la conciencia al que más nos adherimos.

De modo que existe una importante diferencia entre la percepción y la conciencia: mientras que la primera recibe la información del exterior sin alterarla en ningún momento, la segunda implica un intercambio de experiencias externas e internas. Es decir, la segunda se encarga de generar activamente emociones, pensamientos y creencias como respuesta a los estímulos adquiridos del medio ambiente. Ahora bien, ¿qué pasa cuando uno recibe información del exterior y la altera internamente en función de la interpretación personal –como aquella que se ve afectada durante “el teléfono descompuesto”–? Para Seth, se trata de una fuerte predicción perceptual, la cual puede en algunos casos poseer rasgos de alucinaciones causadas por un estado alterado de conciencia –como la psicosis–. En otras palabras:

Si la alucinación es un tipo de percepción descontrolada, entonces la percepción del aquí y el ahora es también una forma de alucinación, pero una alucinación controlada en donde las predicciones cerebrales se reinan por la información sensorial del mundo. De hecho, estamos alucinando todo el tiempo, incluyendo ahora mismo. Y hasta el momento en que estamos de acuerdo sobre nuestras alucinaciones, lo llamamos realidad.

De alguna manera, la realidad que uno vive se vuelve una alucinación constante que no sólo nos ilustra las cosas sino, también, la razón de su existencia. Por lo tanto, también logra explicar la presencia de un self en cada individuo:

Para la mayoría de nosotros, la experiencia de ser una persona es familiar, algo tan unificador y tan continuo que es difícil no darlo por hecho. Pero no deberíamos darlo por sentado. Hay, de hecho, muchas maneras diferentes de experimentar a un self. Hay una experiencia de tener un cuerpo y de ser un cuerpo. Estas experiencias de percibir forman el mundo y la perspectiva de una persona. Hay experiencias que pretenden hacer las cosas y otras que pretenden explicar la causa de las cosas que suceden en el mundo. Y hay experiencias de ser una persona continua y característica con el paso del tiempo, construida por una gama rica de memorias e interacciones sociales.

Hay algo más. No sólo experimentamos nuestros cuerpos como objetos en el mundo desde el exterior, también los experimentamos desde el interior. Todos experimentamos el sentido de ser un cuerpo desde adentro. Una serie de señales sensoriales vienen desde el interior del cuerpo que continuamente se encuentran diciéndole al cerebro sobre el estado de los órganos internos, cómo le está yendo al corazón, cómo va la presión sanguínea, muchas cosas. Este tipo de percepción, al cual se le llama interocepción, se ha investigado en exceso. Pero es sumamente importante, porque la percepción y la regulación interna del estado del cuerpo es lo que nos hace estar vivos.

[…] La percepción del estado interno del cuerpo no se trata de adivinar lo que hay por ahí, sino de contener el control y la regulación –mantener las variables fisiológicas con unos vínculos tan finos que son compatibles con la supervivencia–. Cuando el cerebro usa predicciones para adivinar qué hay allá afuera, percibimos objetos como la causa de las sensaciones. Cuando el cerebro utiliza predicciones para controlar y regular cosas, entonces experimentamos cómo ese control está yendo para bien o para mal.

Por lo tanto, la mayoría de nuestras experiencias básicas de ser, de encontrarnos en un organismo personificado, se encuentran profundamente arraigados a los mecanismos biológicos que nos mantienen vivos. Y cuando seguimos esta idea, empezamos a ver nuestras experiencias conscientes, principalmente desde que dependen de los mismos mecanismos de la percepción predictiva, ambas guiadas por nuestra motivación intrínseca de supervivencia. Experimentamos el mundo y a nosotros mismos a través y gracias a nuestros cuerpos vivientes.

Con esto se quiere decir que la conciencia es el resultado de la experimentación de las sensaciones de nuestro cuerpo llevadas a su interpretación positiva, negativa o neutral por nuestra mente como mecanismo de supervivencia. Debido a ello, cuando la interpretación –e incluso la percepción– no congenia con lo que está sucediendo a nuestro alrededor, es cuando puede llegar a surgir la noción de la alucinación –un rasgo que, en caso de no estar bajo efectos de alguna sustancia psicotrópica, puede asociarse con depresión mayor, psicosis o esquizofrenia–. Quizá esta sea la razón principal por la que la meditación es una herramienta para procurar un bienestar mayor de cualquier individuo: es en ese momento en que tanto la mente como el cuerpo encuentran una sincronía en el aquí y el ahora, resultando en la armonía del universo interno.